10 tips para disfrutar de las comidas navideñas sin coger peso con la Alimentación Consciente o Mindful Eating

10 tips para disfrutar de las comidas navideñas sin coger peso con la Alimentación Consciente o Mindful Eating

Las  comidas navideñas están llenas de dificultades para las personas que están preocupadas por su peso. Si ya tenemos un montón de motivos diferentes del hambre que nos hacen comer en exceso en nuestras vidas habituales, cuando llegan estas fiestas estos motivos se multiplican.

La comida aparece en todas partes, y no precisamente comida poco calórica, suelen abundar los dulces, las grasas, el alcohol…. Las celebraciones con los seres queridos (o a veces no tan queridos :)..) llenan mesas con enormes cantidades de comidas, en general muy atractivas y a la que nos cuesta renunciar.

Y estas fiestas pueden hacer que algunos sentimientos puedan aparecer fácilmente o estén más presentes, como la tristeza, la soledad, el aburrimiento, el agobio …  y podemos recurrir a la comida (que está tan a mano) más fácilmente para paliarlas.

Os quiero dar algunos consejos para conseguir manejar todos estos “disparadores” de las ganas de comer, de modo que podamos disfrutar de las comidas, que para eso están, para disfrutarlas y no para sufrirlas. Espero que os sean muy útiles.

10 TIPS para disfrutar las comidas navideñas sin coger unos kilos de más:

  1. PROCURA LLEGAR A LAS COMIDAS CON HAMBRE PERO NO DEMASIADA. El hambre es el mejor motivo para comer, y comer con hambre es respetar a nuestro cuerpo y cubrir sus necesidades, pero tener demasiada hambre al afrontar una comida abundante puede hacer que nuestras elecciones y forma de comer estén condicionadas por la urgencia a comer y a paliar ese hambre.
  2. TOMATE UN MINUTO PARA CONECTAR CON TU CUERPO Y TU MENTE. Si puedes, ya sea sentado a la mesa o antes de hacerlo, haz unas respiraciones profundas para calmar tu cuerpo y mente y pon tu atención sobre lo que estas sintiendo y pensando en ese momento y mira si eso que pasa dentro de ti puede hacer que comas de mas. El tomar conciencia de los motivos que te llevan a comer te va a facilitar que no abuses inconscientemente de la misma.
  3. OBSERVA LA COMIDA QUE HAY EN LA MESA Y ELIGE. Mejor que comer picoteando de los platos que puedan estar en la mesa es mejor que observes la comida y que te preguntes que es lo que más te apetece comer. Una vez que hayas elegido lo que vas a comer coge tu plato y pon en él la comida que hayas elegido. De este modo tu cerebro podrá darse cuenta de la cantidad de comida que va a ingerir.
  4. COME DESPACIO Y SABOREA LA COMIDA. El comer despacio y poner tu atención en las sensaciones que tienes en la boca al comer te llevarán a disfrutar mucho más de la comida y sentirte satisfecho antes con menos comida. Para comer despacio, trucos como masticar mucho la comida o dejar el cubierto en la mesa hasta haber tragado el bocado que tienes en la boca te ayudarán.
  5. CONECTA CON TU HAMBRE Y SACIEDAD. A lo largo de la comida vete conectando con tus señales de hambre y de saciedad (por ejemplo, ¿cuánto de lleno sientes tu estómago?) para poder calibrar el momento de parar y ayudarte en tus elecciones.
  6. PRESTA ATENCIÓN TAMBIÉN A LO QUE BEBES. Aparte de que el alcohol aporta calorías vacías, (es decir, no nos nutre), un exceso en su consumo puede hacer que nuestra mente este más “nublada” y pierda un poco la conciencia, con lo cual será más difícil tomar buenas decisiones bajo su influjo. Puedes recurrir a intercalar agua entre su consumo y por supuesto, el saborearlo también te ayudará a beber menos como pasaba con las comidas.
  7. DÉJATE HUECO PARA LAS COMIDAS QUE MÁS TE GUSTAN. Si sabes que más tarde habrá un plato o un postre al que te cuesta mucho resistirte, tenlo en cuenta a la hora de decidir qué cantidad de comida pones en tu plato antes. Recuérdate que si comes demasiado, la comida al final perderá lo que tiene de placentero para convertirse en una sensación de malestar físico y de una probable culpabilidad pensando en las consecuencias de ese abuso de calorías.
  8. NO TE CULPES SI COMES DE MÁS. Lo más probable es que a pesar de todo comas de mas los días de celebraciones, el culparte y criticarte por ello no te va ayudar a que lo hagas mejor, simplemente te va a hacer sentirte peor y esos sentimientos pueden llevarte de nuevo a comer de mas, así que trátate con cariño, entiende que es muy difícil comer lo justo y que si los días no festivos comes con más moderación, esas excepciones no van a suponer una ganancias en tu peso.
  9. NO TIENES QUE COMERTELO TODO EN ESA COMIDA. Uno de los problemas que tienen las comidas navideñas es que se nos presentan alimentos que no solemos comer a lo largo del año, con lo que se crea un sentimiento de escasez, un “si no me lo como ahora me lo voy a perder”. Este sentimiento lo conocen mucho en el mundo del marketing para animar a la gente a comprar ante ofertas limitadas, pero la realidad es que si quieres disfrutar de esas comidas en otra época del año también puedes…y en el peor de los casos un año pasa muy deprisa. E incluso si te sientes llen@ ya y quieres probar algún otro plato siempre puedes pedirlo para llevártelo y probarlo al día siguiente cuando tengas hambre.
  10. APROVECHA PARA CAMINAR. Ya sea por disfrutar de algún viaje, o de unas compras navideñas, o simplemente de un paseo en algún momento que tengas libre esos días, aprovecha a caminar, de esta manera también respetarás a tu cuerpo que está pensado para estar activo y así le ayudarás a guardar un equilibrio entre la energía entrante y la saliente.

Sobre todo ten presente el objetivo de las celebraciones: disfrutar de la compañía de los seres queridos. Céntrate en la conversación y en la compañía y deja que la comida sea la guinda y no el centro.

 

¡Felices fiestas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *