Testimonio de Sonia

Cansada, aburrida, desesperada y asqueada de dietas de todo tipo, en las que se ofrecían pérdidas de peso espectaculares, en las que perdía peso y luego volvía a recuperar el mismo o más, me encontré con este método “alimentación consciente” que daba respuesta a mi eterna pregunta de cómo adelgazar de manera saludable sin sufrir y sin volver a coger los kilos que perdía.

Gracias a Eva y a este método conseguí perder peso casi sin darme cuenta de los pequeños cambios que iba haciendo en mi vida, ya que por fin estaba perdiendo peso disfrutando más de la comida, comiendo de todo pero menos ya que estaba siendo más consciente. Este método me ha ayudado a estar más presente y a reconocer como influyen las emociones en mi forma de comer y me ha enseñado a gestionarlas y a tener compasión conmigo misma.

Estoy encantada de haberos encontrado y de que ahora forméis parte de mi vida. Lo recomiendo a todo el mundo. 

Testimonio de Ale

He tenido problemas de sobrepeso la mayor parte de mi vida, he batallado contra él y en esa guerra sin cuartel he probado cuanta dieta ha caído en mis manos. He perdido peso gracias a esas dietas, si… hasta que me cansaba de tanta restricción y al abandonar el regimen de adelgazamiento en cuestión volvía a recuperar los kgs perdidos y alguno más, claro. Y aún así, a pesar de sufrir en carne propia el conocido “efecto yo-yo”,  me empeñé una y mil veces en seguir haciendo lo mismo esperando resultados diferentes.

Ahora sé, que soy comedora emocional. Gracias a Eva y a su programa de entrenamiento “dieta mindfulness” ahora soy consciente de que muchas veces he comido intentando acallar mi stress, mi ansiedad, mi tristeza o mi frustración. Ahora entiendo que puedo gestionar estas emociones y sentimientos  sin tener que recurrir a los atracones y que puedo perder peso sin pelearme con la comida y sin restricciones absurdas imposibles de mantener a largo plazo.

Gracias Eva por enseñarme este nuevo horizonte. Un nuevo enfoque en donde la atención plena, la sabiduría interna, la auto-observación y sobretodo la paz interior y la autoestima, son los protagonistas. Elementos que sin lugar a dudas, generan ese cambio tanto interior como exterior que solo puede traer consigo beneficios y más beneficios a todos los niveles.