Cómo acabar con los atracones

Cómo acabar con los atracones

Algunos de mis pacientes me dicen que sus atracones son tan automáticos que no se pueden parar, pero si bien es cierto que surgen por un impulso en “piloto automático”, podemos tener más control el que creemos sobre este impulso que nos lleva a comer.

Estas son algunas estrategias que podemos utilizar:

Aliméntate. Puede parecer raro, pero si te alimentas bien  y cuando quieres, es más fácil que no te des un atracón. Tal vez te resulte familiar este patrón: “me salto el desayuno y me como una ensalada y un café en el trabajo…cuando vuelvo a casa estoy cansada y hambrienta. Pienso que ya que  ha sido un día tan duro y he seguido tan bien la dieta me merezco un premio…tal vez unas patatas, o unas galletas… me siento delante de la tele y empiezo a comer…cuando me quiero dar cuenta, he comido mucho más de lo que me imaginaba y me siento fatal.” El atracón podría haberse evitado si no hubiera llegado tan hambrienta a casa. Así que el saltarse comidas no suele ayudar. Es más, tener a mano algún snack saludable, como una fruta o frutos secos para los momentos en que tenemos hambre puede ayudar a que no lleguemos a las comidas con mucha ansiedad y nos comamos cualquier cosa  aceleradamente.

Cambia de ambiente. Hay sitios u ocasiones que nos suelen llevan a atracarnos más fácilmente: comer delante de la tele, el estar solos, por ejemplo. Si te haces consciente de que factores  ambientales ayudan a tus atracones, puedes buscar alternativas para que no se conviertan en un disparador del atracón. Por ejemplo,  puedes comer en la mesa sin ver la TV o escuchando música agradable.

Identifica las señales de estrés. El estrés suele ser un disparador frecuente para darnos atracones. El darte cuenta cuando estas estresada te puede permitir parar y ver si lo que sientes es hambre o estrés, y si es esto último, utilizar estrategias adecuadas para reducirlo (respirar profundamente, salir a hacer ejercicio…) ya que el atracón de primeras lo calmará pero luego tendrás una causa más para estar más estresada… ¡te pasaste también con la comida!

 Muévete. Ya sé que muchas veces no apetece pero el ejercicio tiene muchísimos beneficios y como comente antes, el reducir el estrés es uno de ellos. Busca algo que te resulte fácil de hacer. No a todo el mundo le gusta el gimnasio. Trata de quedar con algún amig@ para hacer algún deporte o a caminar. Caminar 30 minutos al día se considera un buen ejercicio. Ponte una música que te guste y ¡sal a andar!

Trátate bien. Si a pesar de todo alguna vez caes de nuevo en un atracón, se paciente y amable contigo misma, en vez de dejar que el crític@ que llevas dentro tome las riendas. La crítica feroz, solo lleva a sentimientos de culpa y  vergüenza, que a su vez pueden ser disparadores de nuevos atracones

Felicitate.   Estas emprendiendo un nuevo camino para conseguir acabar con tus atracones. Celebra cada peldaño que subas en esta, a veces, empinada escalera. Esto te ayudará a seguir adelante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *